15 may. 2006

"Cuatro cosas tiene el hombre / que no sirven en la mar: / ancla, gobernalle y remos, / y miedo de naufragar"











Dinos por favor, Elvira (Lindo por supuesto), que cosas tienen las mujeres que no sirvan en la tierra.

Elvira Linda es una extraordinaria escritora de articulos periodisticos. Cada "domingo" nos obsequia con un articulo a cual más desternillante si uno le coge el punto. Ayer tocó un tema muy delicado de una manera sucinta, queriendo decir todo sin decir nada. Puede que solo lo haya cogido yo , o que lo que yo he entendido solo lo haya entendido yo.



"De uñas"
(...) Mientras leo sobre el poeta y la niña, tengo a mi lado a un hombre cuarentón, que hace como que lee una revista mientras le están haciendo la pedicura a su hija, que tendrá unos catorce años, y a la amiga de su hija. El padre mira de refilón los pies de las niñas. Niñas de catorce años. Este momento me recuerda vivamente la película American Beauty. No sabría cómo explicarlo, pero intuyo que dentro de esta escena que contemplo disimuladamente está contenido el misterio de la extrañeza que me provoca a veces esta sociedad y que me empieza a provocar la mía, la española. Lo que me pregunto es cómo este padre hace compatible la falta de contacto físico que hay aquí entre padres e hijas con el acto de llevar a tu niña a que le pinten los pies de un rojo portuario, con el hecho de estar mirando los pies de la amiga de tu niña, aparentando en el gesto de apoyar la cabeza sobre la mano un aburrimiento que en el fondo no tiene y con una curiosidad que se empeña en disimular. (...)








Cuando alguien en edad madura y casado, ya sea hombre o mujer, mira por el rabillo del ojo o descaradamente, ya que ellos o ellas van descaradamente por la calle -son jovenes-, a una lolita o a un lolito (yo no tengo alma de mujer para saber como describir a un lolito) y el/la de al lado se da cuenta hay una doble mezcla de algo muy profundo que tanto Nabokov como Kubrick han sabido describir pero que ninguna mujer, que yo sepa, se ha atrevido a hacerlo para el gran público con repercusión mediatica. O puede que yo esté equivocado y las mujeres no fantaseen con lolitos.

Elvira Lindo, deja el tema planteado, lo asocia, creo, a la soledad y falta de cariño de las sociedades puritanas, como si alguna no lo fuera. En el tema, despunta una critica sucinta a los hombres, por ser algo bocazas, da para más pero quien le echa el guante y sale vivo diciendo lo que piensa sin ser "incorrecto". Una cosa es el respeto y otra no ver como brota la "primavera".

Que hacemos sino los cuarentones y cuarentonas que intentar recuperar la "primavera" que cada vez nos cuesta más reencontrar.

No hay comentarios: