28 jun. 2006

El sol del membrillo: Antonio Lopez sabe pintar

Antonio López vuelve a estar en la sala de Velázquez, que conoció a los 13 años, cuando llegó a Madrid con sus padres y su tío para preparar el ingreso en la Escuela de Bellas Artes. Ayer se refirió al Museo de Reproducciones, situado en el Casón, donde se ejercitó en el dibujo y descubrió el arte de la escultura en los calcos de yeso. "Y visitamos juntos por fin el Museo del Prado. Por fin veía las obras de los grandes pintores, sobre todo de Velázquez". Contó que a la salida le dijo a su tío que le gustaba más su pintura, "y todavía recuerdo la cara que puso al oírme". Tras el acto, el pintor declaró que la opinión había sido un producto de la ignorancia y de la adoración por su tío.


Entré en la pintura como en un jardín, y pronto percibí que el jardín era un bosque, prodigioso, arriesgado. He vivido este largo recorrido con entrega, a veces con zozobra.

No hay comentarios: