17 dic. 2006

Mindegia izan da nagusi Olasagastiren aurkako desafioan




AIZKOLARIAK
Mindegia izan da nagusi Olasagastiren aurkako desafioan





Sekulako jendetza bildu da igandean Tolosako zezen-plazan, hiru mila lagun inguru, Mindegiaren eta Olasagastiren arteko desafioa ikusteko.

Sekulako jendetza bildu da igandean Tolosako zezen-plazan, hiru mila lagun inguru, Mindegiaren eta Olasagastiren arteko desafioa ikusteko.
Hogeita launa kanaerdiko izan dituzte mozteko eta hamazortzi mila euro jokoan. Biak erritmo bizian hasi dira. Igeldokoak hartu du aurrea aurreneko enborretan, baina Mindegiak eutsi egin dio eta hamaikagarrenera iritsita, bat egin dute bi aizkolariek.
Hortik aurrera, Mindegia jarri da aurretik. Eta horrela, erritmoari eutsiz, lanak amaitzeko bost bat kanaerdiko falta zirela, Mindegiak enbor baten aldea hartu du. Olasagastik, aldiz, ezinean, amore emanda, ez du aldea txikitzerik izan. Azkenenean, berrogeita hamar minutu eta hogeita bi segundotan, Ezkurrakoak irabazi du apustua.

La leyenda del súper abuelo crece

cerca de 3.000 espectadores vibran con mindegia
El veterano de 57 años se impuso con autoridad a Olasagasti y se embolsa los 18.000 euros de la apuesta.Mikel Mindegia es ayudado a bajar del tronco por sus ayudantes Telletxea y Apezetxea en el momento de ganar la apuesta aizkolari de ayer en Tolosa.

Mikel mujika .Tolosa. A la vejez, viruelas. Mikel Mindegia hizo crecer la leyenda del súper abuelo ayer en Tolosa y demostró que, además de su enorme categoría, posee un tirón extraordinario. El de Ezkurra, que cumplirá 58 años en abril, salió del escenario de una de sus mayores hazañas firmando autógrafos y dándose un baño de multitudes. Fue abrazado por jóvenes y mayores, y fotografiado con teléfonos móviles, algo que ni siquiera imaginaba en sus años de esplendor, los ochenta.
La plaza de toros de Tolosa se llenó como hacía años que no lo hacía. Se enfrentaban dos campeones que son, casi, casi, de otra época, pero que hoy en día siguen estando entre los mejores. Medían sus fuerzas sobre 24 kanaerdikos (troncos de 54 pulgadas), un trabajo que ninguno de los jóvenes aizkolaris se puede plantear hacer, porque no tienen capacidad. Los dos protagonistas esperaban completar la labor en unos 55 minutos. Mindegia necesitó cincuenta (50:19), tres minutos y 27 segundos menos que Olasagasti (53:46).
Las colas a la entrada de la plaza de toros eran tales que se tuvo que retrasar veinte minutos el inicio de la apuesta. A las doce del mediodía, media hora antes de la hora prevista para el comienzo, había más de mil espectadores en el recinto, y un gentío tremendo en el exterior. Se habían superado todas las expectativas. Cerca de 3.000 espectadores pagaron 35 de euros para verlo en directo. Más gente que en la final del Cuatro y Medio entre Irujo y Barriola. La taquilla se la repartieron a medias, de modo que ambos salieron ganando en lo económico, a pesar de jugarse 18.000 euros a título personal, una cantidad que Olasagasti debió pagar a Mindegia.
El navarro hizo quitarse la txapela a todos. "Es el mejor", coincidían al final. Olasagasti fue su víctima. El actual subcampeón de Euskal Herria, de 48 años, se sintió aludido cuando Mindegia, el pasado 22 de octubre, lanzó un desafío abierto a cualquier aizkolari menos Nazabal y Larretxea. El de Igeldo, dolido en su orgullo, firmó un contrato para poner al viejo en su sitio.
¡Y vaya si lo puso! En lo más alto. El triunfo de Mindegia fue grandioso. Olasagasti venía de completar un año discreto y, aunque se había preparado bien para la apuesta, tras la derrota de ayer reconoció que "Mindegia ha sido superior. Cuando me ha pasado en el undécimo tronco me he desmoralizado. Además, en el decimosegundo me ha salido un nudo", comentó el de Igeldo. Su táctica fue salir muy rápido e intentar descolgar a Mindegia. Pero no lo logró. El viejo -como le llaman sus rivales- estuvo siempre soplándole en el cogote. La mayor desventaja del navarro fue de 16 segundos, en la quinta madera.
Las apuestas daban como favorito a Mindegia desde el principio - 60 a 100 por abajo y 100 a 80 por arriba-. Y el tiempo dio la razón a los pronósticos, ya que desde que Mindegia tomó la delantera, en el undécimo tronco, fue abriendo hueco sin parar. En la decimotercera madera, la apuesta quedó prácticamente decidida al acumular Olasagasti una desventaja de 54 segundos. El de Igeldo iba a menos, mientras que Mindegia, incombustible, seguía igual.
la reivindicación del 'viejo' Mindegia aclaró una cosa al finalizar el desafío. "Este año me sentía muy bien y le pedí a la federación que me dejase competir en el Campeonato de Euskal Herria. Pero no lo hicieron. Como no me presenté el año pasado, la normativa dice que me descienden a tercera categoría. Pero, ¿cómo voy a empezar desde tercera con 57 años? Al ver la final, me calenté allí mismo, y quise demostrar que yo podía estar ahí". Mindegia no quiso poner límites a su carrera. "Con 44 años, ya creía que estaba viejo, pero sigo estando arriba a los 57. ¿Por qué no a los 60?", señaló.

No hay comentarios: