7 ene. 2015

Londres, el encanto de una ciudad cosmopolita.


Guiados por las luces azules del “London Eye” desde Victoria Station hasta Trafalgar Square después de un suculento menú en el Pub próximo a la estación de Earles Court, viendo el Tottemham-Chelsea (5-3) comenzamos nuestra visita familiar a Londres..



El alojamiento en el Hotel Exhibition Court 4 regentado por el egipcio Hany, un muy ajustado (en precio y espacio) hotel con una limpieza exquisita y un desayuno copioso de 7 a 9 que te obliga a no quedarte en la cama y estar dispuesto para comenzar la jornada pronto.



Caminar desde el  Tower Bridge al amanecer bajo la lluvia observando bajo la niebla la City y sus enormes edificios




hasta llegar por el Milenium Bridge  hasta la Saint Paul's Cathedral  donde asistir a una misa protestante a las 8 de la mañana acompañado de 7 personas: un jubilado, un maduro creyente, un homeless que se quedaba dormido , dos afroamericanas y una pareja de jóvenes creyentes, quizás pidiendo quedar en estado de gracia, fue mi primera misa en english con txuleta incuida para seguir la misa protestante. A media ceremonia apareció un joven con su maleta, quizás pedía suerte para algún proyecto o trabajo fuera de la City londinense, no solo los españoles emigran. Todos comulgaron a la manera tradicional con pan  y vino.



Oir misa en el silencio de la catedral de San Paul es impresionante. El viejo cura se acompañaba de un joven diácono.! Que soledad matinal¡. Hay que creer mucho para hacer la misa a estas hora con escasa audiencia, He repetido el “evento” en el Pilar de Zaragoza, la Santíssima Annunciata de Florencia, la Catedral de Roma y Notre Dame de Paris con excelentes experiencias. Supongo que rememoro los tiempos de  La Salle los hermanos del “babero” cuando oíamos misa todos los días a las 8 de la mañana antes de ir a clase en Sestao. Es también una forma de visitar los templos sin pagar y sin turistas. Durante la misa puedes reflexionar sobre el sentido de la vida, yo soy agnóstico, pero tengo ganado el cielo con los primeros viernes de mes y toda aquella parafernalia religiosa,  no me atrevo a comulgar porque me parece un sacrilegio.



Andar en época de “SALES”  por las exquisitas  streets de  Oxford, Regent, Carnabis, Dover y  New Bond  donde las marcas mundialmente famosas, Gucci, Prada, Tom Ford, Alexander McQueen o Louis Vuitton, con un escaparatismo increíble y espectacular exiben algo que solo comprarán árabes y chinos.




La Tate Gallery nunca falla,





una excelente exhibición de fotografía de guerra

 

y las habituales salas 

nos llevan a la ribera del Tamesis donde siempre hay algún loco exhibiendo sus aptitudes físicas para mantener la forma.


Los sastres exiben tu opulencia en Savile Row, trajes a medida con sus talleres que quitan el hipo por el precio.


El Soho y sus pequeños restaurantes italianos, libaneses, chinos, algún español perdido y las franquicias que no tenemos en Bilbao: Starbucks, Vapiano, Pret-a-Manger, Five Guys, etc. Con su decorado exquisito donde comer por 10 pounds.



Ademas se encuentra toda clase de telas, revistas de Moda ( Sicky, Another Magazine, Varon Magazine, Love  Magazine o Dazzed) y fornituras que nobleza obliga para la colección de Fin de Curso de CSDMM de la futura diseñadora Ane Rubio.


Las exposiciones  de Guy Bourdin en Somerset House y de Allen Jones RA en Royal Academy  of Arts dan un punto muy sofisficado a las visitas.



Acudir al National Theater para ver "The curious incident of the dog at Night-Time" ha sido un excelente remate. 



Unas compras en UNIQLO, el futuro competidor de Zara y en Liberty nos dejaran las tarjetas “negras" para Febrero.




2 comentarios:

Iñaki Murua dijo...

No está mal Londres, no.

Raimundo Rubio dijo...

en cuanto acabes la "tesis" ya sabes a descomprimir a Londes.Vete ahorrando, no es barato.