18 jul. 2012

Google v. Agirregabiria Case / Caso Google vs Agirregabiria / Kasua: Google versus Agirregabiria


A week ago, on July 11, Google disabled my account agirregabiria@gmail.com. As a result my main blog, blog.agirregabiria.net, which was redirected to kideak.blogspot.com was deleted ; a blog with 7,000 entries, more than a million visitors a year (according to the Google visitor counter) and thousands of followers. I have also lost, temporarily I expect, all content on YouTube with hundreds of materials in Google Documents, a thousand Google Reader subscriptions, Google Plus, ...



Egia esateko ni izan naiz GOOGLE aldeko hizlari amorratua, Google-gizon bezala beti goraipatzen eta aholkatzen ditut Gmail aldeko ezaugarri boteretsuak: ahalmena edukietan, ikusgarritasuna eta abar. Ni ere beti baztertu izan ditut Google “lainoa” erabiltzen ez zutenak eta beti erabiltzen dutena pendriveak eta gainontzeko kanpoko disko gogorrak. Nik ere gomendatu izan ditut ikastetxeak eta eskolak Google aplikazioak “online” erabiltzea bakarrik: baztertuz iphone, smartphone, tablets eta beste ordenagailuetan, sofware komertziala erabili gabe

.

Google, como el Dios del Antiguo Testamento, es una multinacional omnipotente que todo lo da graciosamente, pero que -cuando sus robots creen detectar algún extraño indicio- aplica toda su ira sin dilación, ni más componendas. Y, así, devuelto al estado de ciudadano no-blogger, quedo a la espera de que alguno de sus ángeles (contactos de carne y hueso) se apiade y nos devuelva al estado de gracia (la comunión de los santos en diálogo ciberespacial), o al menos nos indique cuál fue nuestra falta, la que desató toda el castigo divino de Google.




¡Dios mío, Google mío, qué hice mal que así me arrebatas mi blog y todo mi universo virtual al que tantas horas dediqué! ¿Alguien sabe cómo salir de este infierno? ¿Es sólo un limbo temporal? ¿Cómo purgar mi falta, tras conocer cuál fue? ¿Queda algún arcángel que nos guía hasta un juez misericordioso en Google?





Esta batalla la hemos de ganar entre todos, y no contra Google, sino con el lado humano de Google. A fin de cuentas, un verdadero Dios siempre ha de ser justo y misericordioso. Gracias por vuestra ayuda y comprensión.








No hay comentarios: