5 jul. 2012

El vacio no es la nada - Alvaro de Rujula

A Alvaro le conocí en Enontekiö (Finlandia) en un curso de astronomía del proyecto Arion (Socrates) y desde entonces no he dejado de leerle. Siempre nos hace entender lo inentendible.



Yo creo que se merece el Premio Nobel pero como en el futbol nunca nos dan el balon de oro.


Entrevista a Álvaro de Rújula


14 abril, 2011

El físico teórico Álvaro de Rújula, reconocido investigador del CERN —la Organización Europea para la Investigación Nuclear—, habla sobre el trabajo de los físicos teóricos y los problemas que se les plantean, como la investigación del universo y su expansión, la naturaleza del vacío, el estudio de las partículas elementales, la materia y la antimateria, el bosón de Higgs, los agujeros negros, y de cómo el gran colisionador de hadrones puede ayudar a resolver algunas de estas cuestiones


Su ultima contribución es este maravilloso articulo en el que se sigue demostrando que la Física no es para viejos.

El vacío no es la nada



El vacío está lleno de una sustancia, el campo de Higgs, cuyas vibraciones son los bosones de Higgs


¡La partícula de Higgs por fin!


“Papá, papá, ¿por qué lo llaman la partícula de Dios? Por dos motivos, hija mía. Uno es que quienes lo hacen son ignorantes, o deshonestos. Otro es que tanto sobre Dios como sobre el bosón de Higgs lo sabemos todo… menos si existen”. Nos estamos quedando sin el mal chiste, dada la diferencia entre las citadas hipótesis: la existencia del bosón puede comprobarse. Basta crearlo y detectarlo, como los físicos del CERN muy probablemente han hecho.

(..)Las partículas elementales, a diferencia de un buen vino, tienen muy pocas propiedades personales. Nuestro querido bosón estándar, por ejemplo, tiene solo su masa; su carga eléctrica y su spin son nulos. Sus demás propiedades son sociales: la intensidad con la que interacciona con otras partículas, incluido consigo misma. La autointeracción del bosón parecería su faceta menos erótica, pero es la más interesante: implica nada menos que el vacío y la nada no sean lo mismo. El vacío —el estado de mínima energía— está lleno de una sustancia, el campo de Higgs, cuyas vibraciones son los bosones de Higgs. La interacción del vacío —que no lo está— con el resto de las partículas hace que tengan las masas que las caracterizan: el vacío les concede buena parte de su carné de identidad.



 




más información




Algunos dicen que en el CERN no saben hacer power points.



No hay comentarios: