16 ene. 2009

Los abismos de la nada y el infinito. Rújula en crudo. Hazte Neutrino y comprenderas el Universo.


Escuchar a Alvaro de Rújula en las jornadas de Across The Universe organizadas por la futurible HO (Alhóndiga)en la carpa de la Plaza de Indautxu en Bilbao cuando al lado se celebra el partido del Athletic, hace que si no te conviertes en neutrino puede que no entiendas nada. Ya hemos dicho otras veces que la Física no es para viejos, a pesar de lo cual la carpa estaba llena y hubo que hacer cola para sentarse. Había desde catedraticos de la UPV/EHU hasta jubilad@s que fueron allí a echar la tarde tratando de entender la nada. Rújula es capaz de hacer entender el vacio sin saber lo que es la nada, pero hay riesgo de perderse por el infinito.



Si ya Pascal tenia problemas con los tamaños muy pequeños o muy grandes y eso que miraba al cielo a "pelo". Hoy en dia con el aceleador del CERN, una catedral de la Física en busca de la particula de HIGGS, y los satelites que nos permiten fotografiar la luz emitida por la radiacion de fondo parece que estamos más cerca de conocer que pasaba en el primer milisegundo del Universo.



Nos dio la receta para saber la composición del Universo:Luz de neutrinos 1 por mil, materia 4 %, materia oscura 22 % y energia del vacio 74 %. Todo vacio y oscuridad. Ya sabe cuando no sepa que explicar: la culpa la tienen los fotinos. La constante cosmologica que ya predijo Eisntein nos hace ver que el vacio y la nada son diferentes.De hecho el vacio puede vibrar y allí hay que buscar la particula de HIGGS.

Y no van a provocar agujeros negros artificiales para buscarla como algunos han predicho.

En la tanda de respuestas mostro su habilidad para sin apabullar convencer a la gente de la necesidad del razonamiento científico.Pero claro hay que entender mecanica cuántica y teoría de la relatividad. Lo dicho la Física moderna no es para viejos. Ayer degustaron comida espacial, estos de Bilbao siempre con lo mismo:

Los platos: Lata con sistema 'abrefácil' de una preparación a base de carne estofada (pollo). Tubo de gel de espinacas. Piña y frambuesas liofilizadas en mousse y hamburguesa con lenteja hidropónica.
Bebidas: Vino tinto, txakoli y agua.
Precio: 1,50 euros el pintxo o la bebida.
El chef: Ricardo Pérez, del restaurante Yandiola.

Que le den el Nobel a Alvaro de Rújula, sabe demasiado.