11 jun. 2008

Quiero ganar la última batalla de la Guerra Civil, la de la memoria

(..)En España la amnesia histórica comienza con el primer Gobierno socialista. Este capítulo no se cerrará hasta que la sociedad española no sea propietaria de su historia, que por un motivo u otro ha sido secuestrada y no ha sido devuelta.





PERDER LA CABEZA
(..)para realizar empresas que transciendan la realidad cotidiana, empresas casi o totalmente condenadas al fracaso, es necesario creer en lo imposible, hacerlo posible en el universo interior del sujeto para luego externalizarlo, hacerlo realidad. Y aunque esto pueda acarrear casi siempre consecuencias nocivas para la salud de los implicados, es absolutamente necesario para que la vida como experiencia sea todo lo que puede ser, aunque duela. Rilke decía que no quería que le quitaran sus demonios porque con ellos se irían también sus ángeles.
Sin duda sabía de qué hablaba.

EL SOLILOQUIO DE LA FELICIDAD
Es un comentario sobre el estado actual de la política, sobre la transmutación de la idea de democracia representativa en democracia de representación (teatral) en la que cada cual hace su papel para simultáneamente asegurar y camuflar que el poder sigue no en las manos de la ciudadanía, si no en las manos de siempre. Es un comentario sobre el desmantelamiento ideológico de la política como arte de lo posible, entendida como medio de transformación positiva del mundo, para convertirla en pura gestión de intereses que no siempre son los de la mayoría. Para ello es necesario desnudar el discurso político de contenido dejando algunos retazos tácticos para la galería. Es, finalmente, un comentario sobre el hecho lamentable de que la clase política rara vez está a la altura de su ciudadanía.

El MACBA recorre la obra de Francesc Torres, pionero en el lenguaje de la instalación.

No hay comentarios: