4 jun. 2007

Factor X: Mencheviques al poder

X factor

Mendoza vuelve a repuntar. Ponte el cinturon.

Sin ser importantes, los mencheviques intervinieron de un modo decisivo en la Revolución rusa de 1917. Provenían de la socialdemocracia, término contradictorio, y más en aquella época de trazos gruesos, y cuando bajaban de esta nebulosa teórica, no se ponían de acuerdo en nada. Sumergidos en el desastre de la Primera Guerra Mundial, la mitad era partidaria de abandonar la contienda y la mitad de seguir luchando. Después de mucho debate interno se sumaron a la revuelta que depuso al zar y firmó el armisticio, pero en el proceso cambiaron varias veces de bando y de aliados. Tras el triunfo de la Revolución, estuvieron a favor y en contra de la colectivización y de que el nuevo régimen fuera democrático o dictatorial. El partido contaba con una fracción conservadora, otra extremista y otra moderada. Lenin, que no era un tipo dubitativo, les resolvió todas las dudas de golpe. Primero los borró del mapa y luego mantuvo vivo su recuerdo a base de denuestos. Obcecado y miope como buen déspota, dejó las cuestiones trascendentales en manos de Trotsky y dedicó todas sus fuerzas y muchos panfletos a pulverizar la oposición interna y a edificar un gigante con los pies de barro metidos en un barrizal. Contra esto y sin apoyo de nadie, poco podían hacer los mencheviques, intelectuales provincianos salidos de las páginas de Chéjov, que disolvían sus dilemas éticos y sus dramas personales en vodka y soliloquios. Ahora están en el frío museo de los expulsados de la Historia, entre los apasionados decembristas y los maquiavélicos bolcheviques, sus enemigos irreconciliables.


«Si se te rompe un sueño en el programa, pues no haber venido»

Juzga a los concursantes del nuevo 'reality' musical de Cuatro: «Los que más se rebotan son los que peor cantan»

Algunos lo tienen más claro : El candidato no tiene quien le vote

No hay comentarios: