9 abr. 2007

«Lo único que me importa es América, todos los demás estáis sólo de visita»


«No sé si ahora me siento más seguro en ningún aspecto. Uno nunca sabe lo que va a pasar en el mundo».







De Niro dice al respecto:


«¿Si simpatizo con la CIA? Claro que simpatizo, esos tipos hacen un trabajo que alguien tiene que hacer. A medida que te haces mayor tienes que adquirir más y más compromisos y eso cambia tu perspectiva de las cosas». Y añade: «Conté esta historia sin ánimo de crítica. No es una película que busque criticar o dejar de criticar a la CIA, es una película hecha por un americano que vive en América. Hubo momentos durante la revisión del guión que tuve que cortar escenas que me hubiera gustado rodar -como lo de Irán-, que tuve que eliminar, pero nunca lo hice pensando en el criticismo. Creo que he presentado los hechos de la manera más directa posible y ahora es trabajo de cada uno hacer su propio juicio».



Empecemos diciendo que un italo-americano, Robert de Niro, es el que hace con El buen pastor la mayor investigación-crítica-balance de lo que cabe llamar quintaesencia de la anglosajonidad, o lo que los anglosajones consideran que es ese precipitado químico y social de sí mismos, entendiendo aquí anglosajonidad en el sentido más amplio del término, con inclusión de irlandeses de adecuada condición, escandinavos y germánicos. Y puede que porque es italoamericano, De Niro ha sido capaz de ver a este grupo de élite como raramente lo habría podido hacer alguien que se contemplara a sí mismo.(...)





No hay comentarios: