21 abr. 2006

El día del libro en Madrid: la Casa América

Madrid siempre me ha gustado, hay lo que en cualquier gran capital del mundo pero a escala humana. Esta vez la Comunidad de Madrid (o los libreros) se ha volcado con los libros. La verdad estaba muy cansado para escuchar cosas de "libros" a las tantas que se decía antes, pero quien no iba al salón de embajadores- al final fue en una escalera - a ver y escuchar a Ouka Leele.Estaba hasta los topes, tanto que la organización que esperaba a 50 peladas (por el bonito color del pelo de las chicas) y pelados (será genético pero cada vez los hombres perdemos el pelo antes)tuvo que habilitar más espacio ya que había mucha gente en la calle. Los de la Cuatro siempre grabándolo todo, no entiendo por qué llevan un equipo tan pesado cuando la tecnología ha avanzado tanto.


Ouka Leele leyó ELOGIO DE LA SOMBRA y El ESPEJO de BORGES. La musa de la movida madrileña es demasiado fría para entusiasmar y era la primera en romper el hielo. Pasó por la lectura, esta claro que no la van los fastos, pero acudió que no es su costumbre, eso creo(a veces uno obtiene conclusiones que no son ciertas).




Chema Madoz a pesar de ser fotógrafo, me enteré allí mismo, dijo que el cuento que le había sugerido la organización era el que él habría elegido si le hubieran dado la oportunidad, era muy azarosa esta coincidencia, pero ya se sabe algunos necesitan dar un toque personal al asunto.


Sergio Peris Mencheta declamó a VOZ EN CUELLO de Benedetti, es actor y se nota. No le conocía de nada, pero esta claro que triunfara lleva un porte que destaca, chico guapo. La organización se dio cuenta que aguantar aglomerados a las 12 era un poco demasiado y permitió ocupar las escaleras superiores y nos pudimos sentar en el suelo para ver de cerca a





La China Patino que desternilló CUENTO de Manuel Fonseca. Otra de la que no había oído nada, pero qué manos de fregadora anaranjadas (por no decir enrojecidas), uñas rojas pequeñas comidas, arreglos de cara y senos (supongo, una esfericidad demasiado matemática), llegué a pensar que sería un "travestido", pero aunque Madrid es muy liberal no creo que en la Casa América les gusten los escándalos, se entusiasmó tanto en su papel de lectora ocasional que la tuvieron que decir que parara, el cuento era demasiado largo y había más VIPs para leer. Acaparadora y sin cámaras. He de reconocer que la foto que la saqué con el móvil no va a merecer su silueta, merecía haberme llevado una foto robada de verdad con polaroid o esas digitales que todo lo invaden.

Marta Ribera no supo leer POEMAS de Eugenio Montejo y cuando alguien tiene un muy buen tren superior no puede arroparlo con unos simples vaqueros, o igual por eso mismo. No tengo ni idea a que se dedica, mi mujer comentó que sale en alguna serie de esas de la tele española -las vascas tampoco es que sean mejores-que ven mis hijos y que no aguanto. Son tan malas. Ni leer saben. Con perdón, pero no había leído un poema en publico real en su vida, en la tele se puede repetir hasta que salga bien tropecientas mil veces. Un respeto al público cuando una actúa ante la audiencia hay que ir preparada y ensayada que en la vida reala no se puede repetir, puede que solo me diera cuenta yo pero la cosa "cantó" algo.


Eva Hache, entro a la escalera de la Casa América por donde entramos la plebe y es muy normal, eso parece. Se dejo fotografiar por algún insolente con su móvil, que envidia la verdad y busco el lugar que la organización le había asignado, pero se mezcló con la gente, ningún otro/a lo hizo, habían entrado por la puerta de autoridades. A las horas que sale por la tele yo normalmente ya he planchado bastante la oreja, en algún corte de refritos de programas ya la he visto, pero tiene muy buena pinta y claro tablas ante las cámaras y lo bordó. Empezó como si fuera su programa, esta claro que se transforman en cuanto hay publico y cámaras, puede ser que como era la misma hora a la que empieza su programa no supiera distinguir donde estaba; muy lista con un par de anécdotas atrajo la atención, por si alguien no se había dado cuenta que era ella y a ambientar los MINICUENTOS de Monterroso. Un colofón magnifico, esta chica vale su peso, que es poco en rubíes.

No estuvimos en el salón de embajadores sino en una magnifica escalera rodeados de gente joven muy normal, no es muy normal ir a escuchar historias a las tantas, y algunos talluditos como yo. Duró una hora y estuvo muy bien. Esto en Bilbao impensable, porque no hay Casa América, ni tanta gente para leer o acudir a escuchar a las horas en que la juventud esta más despierta o porque a Azkuna no le han soplado la idea. Se puede ser de Bilbao y haber estado en Madrid el día de la "Patria".


La verdad lo pasé muy bien a pesar de estar muy cansado, Madrid todo el día en la calle cansa mucho, pero vi., escuché literatura suramericana, son de los nuestros a pesar del Atlántico.

Y me llevo en el recuerdo a dos jóvenes árabes, que escuchaban atentas, una con el velo y unas zapatillas de diseño y la otra casi españolizada, por la gordura-los árabes no es que sean especialmente delgados, parecía turca, pero vete a saber. Si la gente supiera lo culta que es la juventud de origen árabe, es solo cuestión de tradición, cultura e historia. Pero algunos son tan ignorantes que no se dan cuenta, el islamismo lo ensombrece todo.

¿Alguien me puede explicar porqué los chicos fotografían todo lo que se mueve y lo que no en este tipo de actos? Yo también soy "chico" pero no llevaba cámara ni digital ni analógica y como no llevo un "peazo" móvil de esos que parecen pistolas, todo el rato "disparando".

Que pena que se acabe la estancia en Madrid. Volveremos a "foro".

La primavera deja sobre Madrid un manto de luz que el ruido de los coches y cláxones no logra despejar del asfalto.

1 comentario:

thalatta dijo...

indudablemente mucho mejor ¡suerte has tenido!. Saludos...